Modelo del universo de ptolomeo

Dónde estaba el sol en el modelo de universo de Ptolomeo

En astronomía, el modelo geocéntrico (también conocido como geocentrismo, a menudo ejemplificado específicamente por el sistema ptolemaico) es una teoría cosmológica del Universo con la Tierra en el centro. Según el modelo geocéntrico, el Sol, la Luna, las estrellas y los planetas orbitan alrededor de la Tierra[1] El modelo geocéntrico fue la descripción predominante del cosmos en muchas civilizaciones antiguas europeas, como las de Aristóteles en la Grecia clásica y Ptolomeo en el Egipto romano.

Las predicciones astronómicas del modelo geocéntrico de Ptolomeo, desarrollado en el siglo II de nuestra era, sirvieron de base para la elaboración de cartas astrológicas y astronómicas durante más de 1.500 años. El modelo geocéntrico se mantuvo hasta principios de la Edad Moderna, pero a partir de finales del siglo XVI fue sustituido gradualmente por el modelo heliocéntrico de Copérnico (1473-1543), Galileo (1564-1642) y Kepler (1571-1630). Hubo mucha resistencia a la transición entre estas dos teorías. Algunos consideraban que una teoría nueva y desconocida no podía subvertir el consenso aceptado para el geocentrismo.

El modelo de universo de Ptolomeo era heliocéntrico

Acabamos de hablar de los dos sistemas del mundo: el modelo centrado en la Tierra de la antigüedad, también llamado modelo ptolemaico, y el modelo centrado en el Sol (heliocéntrico) de Copérnico, publicado hacia 1543. En las décadas posteriores a Copérnico, pero antes de la invención del telescopio, uno de los personajes más interesantes de la astronomía, Tycho Brahe (1546-1601), realizó su famoso trabajo. Tycho era un noble danés que no creía en el modelo de Copérnico, sino que tenía sus propias ideas sobre el funcionamiento de los planetas. En particular, creía que el Sol y la Luna (y las estrellas) orbitaban alrededor de la Tierra, pero que todos los demás planetas orbitaban alrededor del Sol. (Véase el mapa del modelo ticónico). Estaba fascinado por el planeta Marte y se propuso demostrar su teoría realizando las más cuidadosas observaciones de Marte. Esto hizo que Tycho se impusiera entre los científicos, ya que entendía que las observaciones eran la forma de confirmar una teoría.

Para realizar sus observaciones, sin telescopio, se dedicó a fabricar los instrumentos más precisos del mundo para medir los ángulos de los objetos en el cielo. Construyó una casa-observatorio, Uraniborg, y pudo hacer observaciones desde dentro. Mientras que los astrónomos anteriores sólo medían las posiciones con una precisión de medio grado, sus mediciones eran buenas hasta una centésima de grado. Sus mediciones no lograron demostrar su teoría, pero allanaron el camino para que su seguidor, Johannes Kepler, resolviera el enigma de las órbitas planetarias.

El modelo aristotélico del universo

Las sociedades antiguas estaban obsesionadas con la idea de que Dios debía haber colocado a los seres humanos en el centro del cosmos (una forma de referirse al universo). Un astrónomo llamado Eudoxus creó el primer modelo de un universo geocéntrico alrededor del año 380 a.C. Eudoxus diseñó su modelo del universo como una serie de esferas cósmicas que contenían las estrellas, el sol y la luna, todo construido alrededor de la Tierra en su centro. Desgraciadamente, a medida que los griegos siguieron explorando el movimiento del sol, la luna y los demás planetas, se hizo cada vez más evidente que sus modelos geocéntricos no podían predecir con exactitud ni facilidad el movimiento de los demás planetas.

(se muestra en la imagen de la izquierda). En la imagen se puede ver que este fenómeno se explica fácilmente con un universo heliocéntrico (“heliocéntrico” significa que el sol es el centro del universo), pero ¡imagínese ser un griego antiguo y tratar de entender por qué Marte seguiría una órbita tan inusual (cuando, según ellos, se suponía que tenía una órbita circular) si la Tierra era el centro del universo!

Modelo geocéntrico de Ptolomeo

La palabra “ge” en griego significa “tierra”. Geocéntrico significa que la tierra está en el centro. En el sistema geocéntrico, la Tierra está situada estáticamente en el centro y el resto de los planetas giran a su alrededor, incluido el Sol, que también se consideraba un planeta.

El sistema geocéntrico suele llamarse sistema tolemaico en honor a Ptolomeo. Ptolomeo vivió en Alejandría, Egipto, durante el siglo II d.C. y está considerado el astrónomo más importante de la antigüedad. En su libro “La Colección Matemática”, que posteriormente pasó a llamarse el Almagesto, Ptolomeo describió la estructura del sistema planetario y la ubicación de cada estrella dentro de él. En su libro, Ptolomeo resume las actividades de siglos de la antigua astronomía griega y también añade una serie de conceptos nuevos.

Durante 1.400 años, hasta el siglo XVI, todos los astrónomos -griegos, musulmanes y cristianos- trabajaron dentro del sistema ptolemaico, con adiciones y correcciones a la estructura básica creada por Ptolomeo.

Física de Aristóteles que separa las actividades del mundo sublunar (es decir, en la tierra) y del mundo supralunar. Según Aristóteles, el mundo supralunar está formado por un material especial que difiere del material terrestre. Este material se llama éter. El éter es un material muy duro, pero más ligero que todo lo conocido en la tierra. La característica principal del éter es su movimiento circular, por lo que todos los astros, por su naturaleza, se mueven en círculos.