Universidad de pamplona escudo

Escudo de Carrillo

(Picasso acababa de pintar Les Demoiselles d’Avignon en 1907), Javier Azanza, experto osasunista y al que vemos en la fotografía superior celebrando un gol del equipo tras las vallas de protección, nació con la inauguración del Estadio de El Sadar, el surgimiento de una leyenda arquitectónica,

Este certero diagnóstico de Braulio Vázquez, director deportivo del Club Atlético Osasuna, el pasado 14 de septiembre, me lleva a reflexionar sobre los “intangibles”, ese conjunto de factores que dan un plus a un club centenario como Osasuna y que, desde el mismo momento de su fundación, se han ido transmitiendo de generación en generación, como si de un rico legado intangible se tratara. Y entre esos intangibles están su estadio y su afición, un binomio en el que reside buena parte del éxito de Osasuna en su centenaria historia.

Desde su fundación en 1920, Osasuna se convirtió en una auténtica seña de identidad de Pamplona y Navarra. Los pedregosos y accidentados campos del Ensanche y del Hipódromo, donde disputó sus primeros partidos, fueron sustituidos por el Campo de San Juan, inaugurado en 1922. Sus sucesivas remodelaciones transformaron su aspecto y elevaron su capacidad de 4.000 a 20.000 aficionados, que, sobre todo desde “La Leonera”, la tribuna más animada bajo la que se encontraban los vestuarios, convirtieron el estadio en una olla a presión.

Voz activa y pasiva

Como antiguo soldado, Ignacio prestó especial atención a la formación espiritual de sus reclutas y registró su método en los Ejercicios Espirituales (1548). Con el tiempo, el método se ha conocido como espiritualidad ignaciana.

Ignacio de Loyola fue beatificado en 1609 y canonizado como santo el 12 de marzo de 1622. Su fiesta se celebra el 31 de julio. Es el patrón de las provincias vascas de Gipuzkoa y Vizcaya, así como de la Compañía de Jesús. Fue declarado patrón de todos los retiros espirituales por el Papa Pío XI en 1922.

Se alistó en el ejército a los diecisiete años y, según un biógrafo, se pavoneaba “con la capa abierta para dejar al descubierto sus ajustados calcetines y botas; una espada y un puñal en la cintura”[17][página requerida] Según otro, era “un extravagante, un experto bailarín, un mujeriego, sensible a los insultos y un rudo espadachín punk que se valía de su estatus privilegiado para escapar a la persecución por los violentos crímenes cometidos con su hermano sacerdote en carnaval”[18].

La obra religiosa que más le impactó fue el De Vita Christi de Luis de Sajonia[22], que influiría en toda su vida, inspirándole a dedicarse a Dios y a seguir el ejemplo de Francisco de Asís y otros grandes monjes. También inspiró su método de meditación, ya que Ludolfo propone que el lector se sitúe mentalmente en la escena del relato evangélico, visualizando el pesebre en la Natividad, etc. Este tipo de meditación, conocida como Simple Contemplación, fue la base del método que Ignacio esbozó en sus Ejercicios Espirituales[23][24][25].

Iniciar sesión

Terminamos nuestro curso de Aprendizaje de Medicina en español con una evaluación clínica final, en la que practicamos la toma de decisiones clínicas y las habilidades que aprendimos en los casos prácticos con maniquíes y pacientes actores. ¡Aquí están nuestras sonrisas después del examen!

Fuera de las clases, también participé en actividades de servicio local una vez a la semana. Tuve la oportunidad de ser voluntario en una escuela pública local para enseñar español a los refugiados ucranianos locales. Esta fue, con mucho, una de las experiencias más significativas durante mi estancia allí. Aprender a conectar con personas de una vida tan diferente a la mía fue una experiencia tan humilde, y rápidamente me encariñé con los estudiantes con los que trabajé.

También hubo muchas oportunidades de aprender sobre España y su cultura a través de excursiones planificadas cada fin de semana, que fueron dirigidas por estudiantes de la Universidad de Navarra. Pudimos visitar ciudades cercanas del norte de España, como Bilbao, San Sebastián y San Juan (un dato curioso: una escena de Juego de Tronos se rodó en San Juan).

Jim Feldkamp: Encontrar la paz dentro de la incomodidad, militar

El escudo de la Universidad Pública de Navarra está formado por una esmeralda en vert que constituye el motivo central del escudo de Navarra, rodeada por un anillo de oro del que salen cinco eslabones de cadena sobre un fondo de gules.

El emblema es circular con una orla de oro que lleva la leyenda Publica Universitas Navarrensis. A la representación gráfica del escudo y a su uso como logotipo e imagen institucional hay que añadir el nombre de la Universidad. El sello de la Universidad es una reproducción de su escudo.